MRW - MRW Mascotas

Recomendaciones

Lo que debes tener en cuenta para el viaje.

Presiona sobre la pregunta que sea de tu interés, para ver toda la información

¿Existe algún seguro de viaje para los animales?

Todos los animales que viajan solos (envíos de un único animal por bulto) viajan con un seguro incluido en tarifa, que cubre los casos de defunción que pudieran tener lugar durante el traslado, únicamente por causa de asfixia asociada a golpe de calor* (la causa de defunción debe acreditarse mediante necropsia reglada realizada por un veterinario colegiado aportada por el Cliente).

Dicho seguro tiene una cobertura máxima de hasta 1.000 €, y el importe a indemnizar debe acreditarse mediante facturas de compra-venta de la mascota o tasación veterinaria, y factura de la realización de la necropsia.

Quedan excluidos de dicho seguro incluido en tarifa todos los envíos del Plan Amigo**, así como los envíos en los que se trasladen dos o más animales por bulto, aunque lo hagan en compartimentos separados.

Además, existe la posibilidad de contratar un seguro opcional, con las misma coberturas que el seguro incluido en tarifa, abonando una prima del 2%, si tu mascota tiene un valor superior a los 1.000 €, o si deseas asegurar tu envío mascotas cuando en éste viajan dos o más mascotas, o si estás utilizando el Plan Amigo**.

* Ni el seguro incluido en tarifa, ni el opcional cubren ninguna incidencia por causa infecto-contagiosa, por lo que es muy importante que consultes con tu veterinario habitual la pauta vacunal más recomendable para tu cachorro antes de viajar. Ten en cuenta que tu cachorro compartirá espacio y tiempo con otros animales.

** El Plan Amigo es exclusivo para el traslado de perros guía, de asistencia, de rescate, detectores de estupefacientes y de animales en vías de adopción procedentes de centros de acogida y protectoras, previamente adscritos al Plan Ayuda, y cuyo destinos sea el domicilio del adoptante en España peninsular, isla de Mallorca o Menorca.

¿Cuáles son las urgencias más habituales en los traslados de nuestras mascotas?

- Vómitos.

- Diarreas.

- Golpe de calor.

¿Qué hacer si durante el viaje nuestra mascota vomita?

Ya hemos comentado que en ningún caso los animales enfermos deberían viajar por el Servicio Mascotas, ni por ningún otro sistema de traslado; por ello, si nuestro animal tiene vómitos antes de emprender el viaje es imprescindible que no lo iniciemos y que contactemos inmediatamente con nuestro veterinario, sobre todo si:

- El animal es un cachorro.

- Los vómitos son muy frecuentes o persisten.

- El vomito contiene bilis, sangre o parece "posos de café".

- El animal está muy alicaído, como adormilado, con los ojos hundidos...

Si por el contrario, el vomito se da durante el traslado y está asociado al mareo debido al viaje o cinetosis deberemos:

- Mantener la calma.

- Realizar una pequeña parada, si es posible, y ofrecer al animal descanso y una pequeña cantidad de agua fresca (sin forzar la ingestión).

- Consultar a nuestro veterinario habitual como prevenirlo en futuros viajes, y empezar la prevención cuanto antes mejor (ideal en cachorros).

¿Qué es la cinetosis o mareo debido al viaje?

Si nuestra mascota sufre cinetosis o mareo debido al viaje, observaremos que tiembla, tiene salivación excesiva y malestar, y puede incluso llegar a vomitar.

El mareo se produce por la falta de adaptación al movimiento del vehículo, pero además se añaden otros factores adicionales: estrés o miedo al viaje, las horas que haga que la mascota ha ingerido alimento, etc.

Esta situación no nos debe preocupar, ni debe ser tratada como una emergencia en sí, pero es inevitable que afecte a nuestros traslados junto a nuestra mascota, y evitemos hacerlos, o bien los mismos se conviertan en una odisea.

Si queremos evitarle a nuestro/a fiel compañero/a ese mal rato, debemos consultar antes del viaje a nuestro veterinario habitual, que nos recomendara que producto debemos administrar a nuestra mascota antes del viaje:

- Fármacos del tipo sedante.

- Fármacos anti-móvito desarrollados específicamente.

¿Qué hacer si durante el viaje nuestra mascota padece diarrea?

El viaje no debería provocar diarrea en nuestra mascota, no obstante, a veces, la falta de costumbre puede provocar que los desplazamientos se asocien a estrés, ansiedad... y este nerviosismo si pudiera provocar una diarrea leve en el transcurso del viaje o justo tras la llegada del animal a casa, que se resolverá de forma natural.

Si las diarreas ya existieran antes de empezar el viaje, debemos recordar que en ningún caso los animales enfermos, o susceptibles de estarlo, deberían viajar por el Servicio Mascotas, ni por ningún otro sistema de traslado; por ello, si nuestro animal tiene diarrea antes de emprender el viaje es imprescindible que no lo iniciemos y que contactemos inmediatamente con nuestro veterinario.

Si por el contrario, la diarrea persiste tras el viaje, siempre deberemos consultar con nuestro veterinario para que descarte alguna complicación, o alguna otra causa infecto-contagiosa, parasitaria, dietética... que asociada al viaje haya podido desencadenar una patología en nuestra mascota.

El golpe de calor

Es importante que consideremos al golpe de calor como una verdadera urgencia, y estemos muy pendientes de cualquier circunstancia que provoque que a nuestra mascota le suba la temperatura corporal de forma alta y brusca, debido al exceso de calor (no confundir con la fiebre que acompaña a algunos procesos clínicos), y a la incapacidad de nuestra mascota de poder regular esa subida de temperatura corporal, ya sea porque no se ponen en marcha los mecanismos para "perder" calor, o porque haciéndolo, no son éstos suficientes.

Suele ocurrir en verano, cuando el calor es muy intenso, y dejamos a nuestro animal encerrado en un sitio al sol sin ventilación (coche), o no le proporcionamos sombra en su zona de descanso (perros en el balcón todo el día), etc.

Los síntomas que nos deben hacer alertarnos son los siguientes: temperatura corporal muy alta (incluso 41ºC o más); jadeo excesivo y respiración acelerada; mucosas muy rojizas y oscuras, casi violáceas; vómitos y diarreas asociados; debilidad; pérdida de consciencia.

¿Cómo podemos prevenir el golpe de calor?

Evitando que nuestra mascota esté durante mucho rato sometido a altas temperaturas, en lugares poco ventilados, o sin sombra donde cobijarse sobre todo en verano.

Extremar las precauciones con los cachorros o los perros muy mayores.

Proporcionarles acceso al agua fresca.

Si tu perro es braquicéfalo (nariz chata), como lo son los de las razas bulldog inglés y francés, carlino, bóxer, pequinés... debes conocer, antes de iniciar un viaje con ellos, que son especialmente sensibles a sufrir golpe de calor (incluso en situaciones donde otras razas no lo sufren); y que si además tienen obesidad, o bien padecen de síndrome de distress respiratorio o del paladar blando elongado*, el riesgo se aumenta de forma considerable.

* Si tu perro es de raza braquicéfala o chata, y además ronca en exceso, se cansa con facilidad en los esfuerzos, parece que se "ahoga" momentáneamente en situaciones normales o cuando se pone nervioso, consulta a tu veterinario habitual sobre esta patología, que muy a menudo pasa desapercibida al propietario, hasta que genera problemas graves asociada a un viaje o a un estrés muy agudo.

¿Qué hacer si ya nos encontramos ante un golpe de calor?

Debemos acudir de inmediato a un veterinario, para que atienda de urgencia a nuestra mascota; no obstante, mientras accedemos a él, las medida más importante a tomar es la de enfriar al animal mojándole todo el cuerpo (incluso bañándole) con agua a unos 20ºC, y algo más fría en axiles e inglés.

Aunque nos parezca que nuestro animal se encuentra mucho mejor tras el baño, no debemos de dejar de visitar a nuestro veterinario y explicarle lo ocurrido, para que chequee si ha habido complicaciones internas que nos pueden pasar desapercibidas.

¿Qué no debes olvidar hacer?

Nuestro equipo de veterinarios quiere que tu mascota tenga un viaje seguro y feliz a través de nuestro Servicio Mascotas, por eso ha redactado esta lista con aquellas cosas imprescindibles que no debes olvidar hacer por tu mascota antes del viaje:

Consulta a tu veterinario habitual:

- Asegúrate que tu mascota tiene la edad mínima requerida para ser trasladada por el Servicio Mascotas de MRW (2 meses en el caso de perros y gatos), y que no padece ninguna enfermedad.

- ¿Están todas las vacunas al día según la edad y especie de mi mascota? ¿Es preferible una vacuna extra? (consulta a tu veterinario el tiempo de espera óptimo, antes de un viaje, tras la última vacuna).

- ¿Necesito un certificado veterinario?

- ¿Está al día la prevención contra parásitos intestinales? ¿Y parásitos externos (pulgas, garrapatas...)?

- ¿Necesita mi mascota alguna otra medicación antes del viaje (para el mareo...)?

- ¿Tiene mi mascota el sistema de identificación requerido según su especie (microchip, tatuaje, anillado...)?

Busca un transportín o jaula en la que tu animal pueda viajar cómodo: de pie en posición natural y dándose la vuelta sobre sí mismo, y que cumpla la normativa del Servicio Mascotas.

Si no dispones de dicho embalaje, solicita a MRW una jaula o transportín de venta o alquiler (si éstas son adecuadas para tu tipo de mascota).

Dale un paseo a tu mascota para que haga sus necesidades justo antes de introducirlo en el transportín o jaula.

Evita que ingiera grandes cantidades de comida justo antes del viaje.

¿Qué no debes olvidar entregar a MRW?

La Plantilla Identificativa Mascotas debidamente cumplimentada.

La documentación requerida según su especie:

- Cartilla sanitaria.

- Pasaporte canino.

- Certificado veterinario.

- Factura compra-venta.

- Documento de cesión.

- Certificado CITES.

Si tu veterinario te ha prescrito la administración previa al viaje de algún calmante-sedante o fármaco anti-vomito, tráenos una receta o certificado veterinario donde se indique que se le ha administrado, a qué hora y en qué cantidad.

Una muestra de su alimento habitual (< 500 g) o alguna galleta o golosina para mascotas, para que lo ingiera cuando le apetezca (opcional pero muy recomendable)*.

Un bebedero/comedero ya colocado en el interior del transportín o jaula, y bien anclado a la puerta, para poder rellenarlo sin molestar a tu mascota.

Si traes algún extra: correa, mantita habitual, juguete... recuerda que no debe comprometer el espacio reservado para tu mascota ni su ventilación. Si no es así, deberás enviarlo a parte.

* Avisa a tu oficina MRW de las alergias alimentarias que tenga tu mascota.

Si deseas contactar con nosotros, rellena el formulario o llama a nuestro Servicio de Atención al Cliente al 902 300 400